Este hombre no puede evitar empalmarse viendo a su nieta, que está limpiando la casa a cuatro patas de una manera muy morbosa. Siempre han tenido una relación muy íntima y personal, así que cuando ya la lleva mirando un rato le dice a la chica si no preferiría ganarse un dinero a cambio de echar un polvo con un pobre viejo como él. A la nieta le da pena y deja que el abuelo la folle, aunque no esperaba que fuera a penetrarla con esa fuerza y dureza que hacen que su coño vibre del placer que le está dando con cada metida de polla.

(85405)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*