Cada vez quiere comprarse algo caro esta hija muy puta sabe que follándose a su padre podrá conseguir el dinero que necesita. La zorrita le abraza, le dice cuánto le quiere y le come la oreja. El hombre le responde que cuánto dinero necesita y luego le dice que vale, que ya sabe lo que tiene que hacer. Para ellos follar de esta forma ya se ha convertido en algo habitual y al padre le viene bien poder penetrar a una jovencita como ella por mucho que luego le tenga que dar el dinero prometido, porque folla de forma brutal y deja que se le corra en la cara.

(87353)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*