La pobre hija es incapaz de asimilar lo que está pasando, ella ama a su padre pero…¡la está violando!, no se puede creer lo que está viviendo y suplica llorando a su padre para que no la viole. Lagrimas y llantos desperdiciados pues el padre está fuera de si, ni tan siquiera la escucha, no sabemos que le habrá dado en la cabeza pero se ha convertido en un puto animal, un animal follador que ni escucha a su hija y se da cuenta de lo que hace, él tan solo ve un tierno y jugoso coño donde meter la verga y la clava bien duro, ¡hasta el fondo!. 😮

(10618)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios