A la madre ninfómana del vídeo el sexo continuado con su marido ya no la complace y necesita otras pollas para calmar sus necesidades. La que más a mano tiene es la de su hijo, un chico joven que tiene un rabo bien gordo y grande, así que no se puede resistir a metérselo en la boca y en el coño. Su marido está en casa, por lo que debe tener cuidado. Se va con el hijo a una habitación y allí le pide que la folle todo lo fuerte que pueda, aunque es la madre la que le domina en todo momento.

(103219)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*