Preocupada porque su hijo aún es virgen, esta madre peruana se pone manos a la obra para que esto cambie aunque sea ella la que se tenga que follar al chaval. Le llama a su habitación un día que están a solas y se arrodilla delante de él para meterse toda la polla del chico en la boca. La traga bien hasta el fondo sin dejar ni un centímetro sin chupar. Después como ya está notando que la polla se le carga muchísimo, se pone a cuatro patas y le dice que se acerque, que lo único que tiene que hacer es metérsela en el agujero.

(1382)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*