Este hombre tiene mucho trabajo acumulado y lo último que quiere es que venga su hija a molestarle. Pero la chica requiere atención porque es la típica jovencita que necesita que le estén todo el día encima. Así que el padre decide castigarla y se la folla para que aprenda que no tiene que tocarle las narices cuando está concentrado. La sube encima de la mesa y la penetra bien duro hasta que al final le pide que abra la boca como una hija obediente y le suelta toda la corrida dentro para que se quede satisfecha después de tragarla.

(4717)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*