Este matrimonio está preocupado porque su hija es una rebelde y no les respeta, haciendo lo que le sale de las narices cada dos por tres. La madre es la que lleva la voz cantante y le dice a la chica que eso se ha acabado, que ahora va a descubrir quién manda y porqué tienen que obedecerla. El padre le mete la polla a su hija y la folla de una manera bestial, hundiendo su rabo hasta el fondo de ese joven coño y haciendo que se retuerza del placer que siente. Así es como la guarra acaba aprendiendo a comportarse.

(39431)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*