Este buen hombre estaba jugando su partida de billar cuando la hija le pidió que se la follase. La madre de la familia no está en casa y él pierde la cabeza por unos minutos. Sube a su propia hija sobre la mesa de billar y la folla como a una puta cualquiera. Ella es muy pequeñita de cuerpo, pequeña y manejable. El padre se vuelve loco con su princesa en los brazos y la folla bien duro hasta que por fin se corre. Es entonces, cuando ya ha descargado los huevos que el padre comienza a ser consciente de lo que acaba de hacer: ha tenido sexo con hija y se averguenza de si mismo por ello… 😮

(2828)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*