La borracha madura del vídeo se divorció hace unos meses y desde entonces está salida como una perra. A la guarra le gusta que la follen chicos jóvenes, pero hace tiempo que no consigue ligarse a ninguno. Como ha bebido muchísimo, lo que termina haciendo es ofreciéndole a su sobrino que le meta la polla. Él no lo duda porque la madura tiene grandes tetas y cuerpo de puta, por lo que la mujer le dice que vayan a una casa abandonada y que ahí se ponga a follarla. Le da permiso para follársela todo lo fuerte que quiera sin preocuparse de nada.

(6690)

Category:

Tias y Sobrinos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*